La aspirina podría ayudar a reparar los dientes




Científicos de la Universidad Queen, en Belfast, Irlanda del Norte, descubrieron que la aspirina podría revertir el efecto de la caries, permitiendo a los dientes regenerarse.

Los investigadores encontraron en ensayos en laboratorio que la aspirina, ácido acetilsalicílico, puede estimular las células madre de los dientes y así favorecer su regeneración.

La caries es la enfermedad dental más común en todo el mundo y de acuerdo con los datos de la OMS, entre 60 y 90 por ciento de los niños y casi 100 por ciento de los adultos la padecen.

Se caracteriza por la destrucción de los tejidos de los dientes y se produce como consecuencia de los ácidos que genera la placa bacteriana a partir de los restos de comida que quedan en la boca. Esto lleva a la formación de cavidades y a la posterior inflamación del nervio de la pieza dental, ocasionando dolor.

Los dientes tienen naturalmente una cierta capacidad regenerativa: pueden producir una fina capa de dentina cuando la pulpa dental se queda expuesta.

La dentina, también llamada marfil o sustancia ebúrnea, es el tejido intermedio entre el esmalte dental, la capa externa más fuerte, y la pulpa, el tejido conectivo en el interior del diente.

Ikhlas El Karim, profesora de la facultad de Medicina, Odontología y Ciencias Biomédicas de la de la Universidad Queen, centró su trabajo de investigación en las células madre que hay en los dientes, que pueden utilizarse para la regeneración de tejidos.

Sus resultados muestran que el ácido acetilsalicílico puede potenciar la función de esas células madre y contribuir así a la autorreparación de las estructuras del diente, revirtiendo los efectos de la caries.

El equipo combinó técnicas de genómica y bioinformática para identificar la aspirina como el fármaco con las propiedades adecuadas para favorecer la regeneración de la estructura dañada de los dientes.

El tratamiento de las células madre de los dientes con dosis bajas de aspirina aumentó la mineralización y la expresión de los genes responsables de la formación de la dentina de manera significativa.

Esto, unido a los efectos antiinflamatorios y analgésicos del medicamento, podría constituir la solución perfecta para controlar la inflamación y el dolor del nervio de la pieza dental, al mismo tiempo que promueve la reparación de los dientes.

“Nuestros resultados iniciales en laboratorio sugieren que el uso de aspirina, un fármaco ya con licencia para consumo humano, podría ofrecer una solución innovadora e inmediata que permitiría que nuestros dientes se autorreparen”, dijo El Karim.

Según sus conclusiones, presentadas en la conferencia anual de la Sociedad Británica para la Investigación Oral y Dental, en el futuro quizás no haya necesidad de hacer tantos empastes, el tratamiento actual para rellenar la cavidad dental causada por la caries.

“Esperamos poder desarrollar una terapia para que los dientes se puedan autorreparar”, dijo la doctora encargada de la investigación.

Hace 120 años el químico alemán Felix Hoffmann sintetizó por primera vez, de manera pura y estable, el ácido acetilsalicílico, mejor conocido como aspirina, la cual ha sido una de los medicamentos más utilizadas en el mundo.

El científico logro la sintetización de la corteza del sauce blanco, que ya se usaba en la antiguedad como remedio para la fiebre y como antiinflamatorio. 

El nombre de Aspirina proviene de: A– proviene de acetil y –spirina proviene de la palabra Spiraea, que hace referencia al Género vegetalSpiraea y éste fue el género inicial atribuido, no Salix.

Miles de millones de personas han utilizado este tratamiento para aliviar dolores de cabeza, fiebre y algunos síntomas de la gripe, e incluso como tratamiento para prevenir el cáncer y enfermedades cardiacas.

Cuando se sintetizó la sustancia base de este medicamento, el químico alemán y colaborador de la farmacéutica buscaba la cura para los dolores que sufría su padre a causa de la artritis.

Actualmente forma parte de la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cuales son tratamientos para cubrir las necesidades de atención de salud prioritarias de la población y son elegidos según la prevalencia de las enfermedades.

USOS DE LA ASPIRINA EN ENFERMEDADES

Cáncer: Estudios revelan que es benéfico en la prevención del cáncer de mama, mientras que investigadores del Hospital Universitario de Aarhus, en Dinamarca, aseguran que puede ayudar a proteger y reducir el riesgo de cáncer de piel.

Sida: El uso de aspirina puede ayudar a mejorar funciones inmunitarias y probablemente detener la replicación del VIH, reduciendo los niveles de ciertos mensajeros químicos que son los que provocan el crecimiento del virus.

Alzhéimer: Durante 1997, un estudio reveló que este fármaco tiene un efecto neuroprotector en las células del cerebro, evitando la muerte del 83% de las neuronas, lo que reduce el riesgo de sufrir esta enfermedad.

USOS DE LA ASPIRINA EN LA VIDA COTIDIANA. 

Flores: Una aspirina molida en un jarrón de agua te permitirá que las flores duren más tiempo y en un mejor estado. Este truco solamente es eficaz en las rosas.

Cabello: Las propiedades de este analgésico permite que tu cabello tenga una mejor salud y luzca más brilloso. Solo tienes que disolver media tableta de aspirinas en una taza de agua tibia y aplicarla sobre tu cabello limpio, deja reposar quince minutos. Es importante que durante este lapso de tiempo no utilices cremas para peinar ni productos oleosos

Cicatrices y manchas: Este tratamiento facial te ayuda a eliminar esas horribles huellas en tu piel, esto gracias a un ingrediente liposoluble que es utilizado en la fabricación de cremas para aclarar.

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook