Aceras y brocales | El peatón, su calidad de vida




Elisenda Vila Planes.- La necesidad de lograr que los centros urbanos funcionen y sean atractivos es una preocupación constante. Es preciso facilitar el funcionamiento de la producción, la circulación y el alojamiento con su equipamiento social y ofrecer una imagen atrayente a quienes viven y circulan por las ciudades.

-Así, las alcaldías se deben mover en dos espacios temporales:

-Uno de largo plazo, que comprende la reorganización interna del centro urbano y su expansión. Esto implica inversiones en infraestructuras físicas y en equipamientos sociales importantes, como nuevos trazados de redes destinadas a dotar de servicios de infraestructura, los incrementos de densidad o la ampliación de las redes en el territorio hasta el límite sus capacidades.

-El otro de corto plazo, simultáneo al anterior, obliga a las administraciones a llevar a cabo ajustes y mejoramientos, con el fin de lograr el apropiado funcionamiento de la ciudad. En ese sentido una acción muy utilizada, entre otras, es la de realizar el embellecimiento de las vías principales.

-En Caracas, el clima tropical es inclemente con el peatón, por ello, una de las acciones inmediatas es arborizar las vías, en particular, aquellas con amplias aceras.

-Deben ser árboles que ofrezcan sombra al peatón y hagan su movilización agradable. Esto es una acción socialmente útil, justa ambientalmente y mejora la imagen de la ciudad.

-En resumen, la arborización de nuestros centros urbanos es una tarea posible, poco costosa y puede contar con el apoyo de estudiantes y ciudadanos.

De todo un poquito

Oportuna información. La Vicepresidencia Sectorial de Planificación amplió muy bien los procesos y calendario del próximo Censo Nacional de Población y Vivienda. Es recomendable, si no se ha hecho, convocar actores impactados por el mismo para intercambiar sugerencias y observaciones.

Reductores de velocidad. Llamados popularmente “burros” o “policías acostados”. Desde esta columna hemos instado a su eliminación total y en todo caso, emplear cierta lógica y profesionalismo, para controlar la velocidad sin ese absurdo y fácil medio, que atenta contra toda racionalidad. En ÚN (03-10-2019) leemos que en la vía entre Carúpano y Casanay, bandas se aprovechan de estos esperpentos para “vacunar” a transportistas y viajeros. Otra razón para eliminarlos.

Misión Venezuela Bella. Debería crearse un programa nacional de gestión local para transformar esta iniciativa en atribución de alcaldes y gobernadores, para mantenimiento permanente de los espacios públicos peatonales y vehiculares.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: