ALnavío: La Cruz Roja Internacional sienta en el banquillo a Nicolás Maduro





En Venezuela no hay una guerra declarada y sin embargo necesita la misma ayuda que la Cruz Roja presta a la población que sufre las consecuencias de conflictos armados en Siria, Yemen e Irak. El acuerdo entre el régimen de Nicolás Maduro y el Comité Internacional de la Cruz Roja para ayuda humanitaria no es una victoria de Maduro, como este lo vende. “Es el gran reconocimiento del estrepitoso fracaso de sus políticas”, explica al diario ALnavío la politóloga Erika Rodríguez.

Venezuela no pasa por una guerra, ni por una guerra civil. No ha sufrido un tsunami, ni un terremoto con millones de víctimas, ni lluvias torrenciales o sequías que lleven a la población a una crisis humanitaria de tal envergadura. Y sin embargo, necesita la misma ayuda que la Cruz Roja Internacional presta a la población que sufre las consecuencias de conflictos armados. “La crisis en Venezuela está llegando a una situación casi irreversible, casi de guerra. Y cualquier ayuda que pueda llegar, vinculada con organismos internacionales, es buena noticia”, apunta al diario ALnavío Alberto Ares, director del Instituto de Estudios sobre Migraciones de la Universidad Pontificia Comillas, de Madrid.

Venezuela necesita esa ayuda humanitaria como la necesita (y la tiene) la población en Siria, Irak y Yemen, que son algunas de las “operaciones clave” que actualmente lleva a cabo el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), según informa la ONG en su página web.

El CICR asiste tanto a las personas en Siria, que enfrentan condiciones extremadamente difíciles a raíz de la guerra, como a los cientos de miles de refugiados sirios en países vecinos. Distribuye alimentos y otros artículos esenciales, restaura el suministro de agua y brinda apoyo a los servicios médicos.

En Irak, el CICR ayuda a las personas desplazadas, refugiadas y a los civiles en lugares afectados por enfrentamientos. También trabaja en mejorar el acceso al agua potable y a la atención de salud. Visitan a los detenidos y les facilitan el contacto con sus familias. También apoyan los esfuerzos de las autoridades para esclarecer el paradero de los desaparecidos en conflictos anteriores.

En Yemen, los esfuerzos de la ONG están concentrados en salvar vidas a través de la distribución de insumos médicos, capacitación a profesionales de la salud, entrega de alimentos para las personas desplazadas y garantizar la disponibilidad de agua potable.

¿Y en qué lugar queda Venezuela? Para el CICR Venezuela también es una operación clave, y aparece como tal en el listado junto a las crisis en Siria, Irak y Yemen, entre otras. Ahora con más intensidad, después del acuerdo al que llegó la ONG con el régimen de Nicolás Maduro. Este pacto para prestar “atención sanitaria de urgencia a la población venezolana” incluye además capacitación, agua, saneamiento y material sanitario para abastecer a 28 hospitales y ocho centros de atención primaria, según informan desde el CICR. La ONG también anunció que triplicará su presupuesto en Venezuela, pasando de 9 millones de dólares a 24,6 millones de dólares.

Leer nota completa aquí ALnavío



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: