Artistas invitados al Knotfest en Colombia – Música y Libros – Cultura




“Estar en un festival es increíble, pero ser parte de la vida de un encuentro de esta naturaleza es brutal”, dice emocionado el percusionista Shawn Crahan, mejor conocido como Clown, de la banda estadounidense Slipknot, artífice del festival Knot-fest, un encuentro con lo mejor del rock pesado y que tendrá su primera edición en Colombia

Crahan es uno de los más entusiastas al hablar de esta fiesta sonora y es quizá el que toma la batuta de un plan orquestado para llevar lo mejor de un género musical a mucha gente.

Bogotá será testigo de esta experiencia como sede del Knotfest Colombia, que se llevará a cabo el próximo 26 de octubre en el hipódromo de los Andes, con las bandas Judas Priest, Helloween, Kreator, Arch Enemy, Iron Reagan, Revocation y Goawhore, junto a las agrupaciones nacionales Kilcrops, Underthreat, Cuentos de los Hermanos Grind y Pitbull.

“Es realmente impresionante, ¿no crees?, tener un cartel tan poderoso (…), siento que todo va más allá de la música. Siempre hemos sido personas muy interesadas en la cultura de los otros, de nuestro público. A mí me llama la atención la manera como se desenvuelven quienes nos van a ver, cómo es su vida, lo que les interesa. Creo que la experiencia del Knotfest en general responde a esas inquietudes”, recalca Shawn Crahan.

Eso reafirma la emoción con la que recuerda su paso por Colombia junto a Slipknot, la energía que sintió con un público ansioso de ver a la banda en un momento en el que se estaban rompiendo ciertos esquemas en lo musical y en cuanto a su espectáculo.

“Esa fue una sensación muy bella, toda esa energía de la gente. Fue algo que comenzamos a percibir cuando empezamos a girar por el mundo (…). Cuando fui a Bogotá, traté de comer su comida, ir a los establecimientos famosos y, más importante aún, encontrarme con los roqueros: ver cómo viven, qué hacen, cómo es estar ahí”, insiste.

Ese sentimiento es el que ha mantenido con vida y pateando fuerte a la franquicia del Knot-fest y lo ha llevado a ser un sello de carnaval oscuro, pero divertido y muy serio en sus objetivos, dentro de un panorama amplio de festivales del rock en el mundo. Ya se hizo en Estados Unidos, México y Japón.

“La gente quiere lo mejor de la música y una mejor experiencia. Somos más que personas moviendo las cabezas, amamos el rock, pero en realidad somos una cultura que comparte muchas ideas acerca de lo político, de lo religioso, de género. Hay espacio para que sea un lugar de encuentro, de socialización, hay lugar para todos”, explica el músico.

Y aunque reconoce que es un trabajo duro y muy serio, sobre todo el de organizar las agendas de las bandas, asegura que para la edición colombiana hay una energía muy buena.

“Este festival me emociona, pues pone al país a tono con la necesidad de darles a las nuevas y viejas generaciones algo de diversión, en un mundo complejo, donde voy a poder sentir que los más jóvenes asumen ese mensaje, pues serán ellos los que, cuando sea viejo, me ayuden a mantener el concepto de que somos cultura (roquera) en una sociedad que no siempre está hecha para nosotros”.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
CULTURA



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: