Avión de la Fuerza Aérea de EEUU lanzó accidentalmente un misil durante un vuelo




misil
El equipo de demostración A-10C Thunderbolt II realiza una caída de bomba simulada durante el Salón Aeronáutico de Yuma en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines de Yuma, Arizona, 9 de marzo de 2019. (Foto de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Por la Sargento. Betty R. Chevalier)

 

Un Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II de la Fuerza Aérea Norteamericana (USAF), perteneciente al 354° Escuadrón de Cazas, disparó accidentalmente un cohete de aire tierra Hydra 70 (M-156), dentro de un campo de tiro de armas de fuego real en a las afueras de Tucson Arizona, el pasado jueves 5 de septiembre de 2019. No se reporta ningún herido tras el incidente.

Por: Miguel Márquez / Transponder 1200

La aeronave estaba llevando a cabo una misión de entrenamiento dentro de uno de los campos de tiro de armas de fuego real en las afueras de Tucson. Funcionarios militares confirmaron que el cohete M-156 de fósforo blanco, impactó una zona desierta.

 

A-10-TUNDERVOLT-II-CARACTERISTICAS – Captura Aviation News

 

En un comunicado, de la base Base de la Fuerza Aérea Davis-Monthan, se mencionó que durante el entrenamiento entre Tucson y Phoenix se lanzó involuntariamente sólo un cohete M-156, impactando en un área deshabitada a 60 millas al noroeste de Tucson conocido como Área de Operaciones Militares Jackal. Este es el segundo lanzamiento de armas accidentales de un A-10 Thunderbolt II en lo que va del 2019.

La ojiva Hydra 70 (M-156) es una munición de fósforo blanco, el cual tiene un uso militar extenso como agente incendiario, también está diseñado para crear pantallas de humo y como componente incendiario antipersona capaz de causar quemaduras graves, se desplegó notoriamente en Irak, Líbano, Afganistán, Yemen, Siria, Gaza y otros lugares en conflicto. Su uso en áreas civiles está prohibido.

El A-10 tiene como arma principal el cañón rotativo GAU-8/A Avenger, el cual tiene siete cañones de calibre 30 mm, considerado como el cañón automático más potente que esté montado en un aeronave; puede disparar proyectiles de alto explosivo o perforantes de blindaje de uranio empobrecido. En el diseño original el piloto tenía la capacidad de decidir entre dos cadencias de disparos, entre los 2,100 proyectiles por minuto, o 4,200, actualmente solo se puede disparar 3,900 por minuto.

El GAU-8/A es tan preciso, que es capaz de situar el 80% de sus disparos dentro de un área de 12.4 metros, desde una distancia de 1,220 metros durante el vuelo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: