Científicos de FIU combaten la resistencia a los antibióticos con un medicamento derivado del arsénico




Equipo de investigadores de la Facultad Herbert Wertheim de Medicina de la Universidad Internacional de la Florida, que junto con científicos en Japón descubrieron un nuevo antibiótico de amplio espectro a base de arsénico, llamado arsinothricin. Los investigadores de FIU, de izquierda a derecha: Adriana Emilce Galvan, Masafumi Yoshinaga, Kunie Sakurai, Venkadesh Sarkarai Nadar, Jian Chen y Barry Rosen.

Equipo de investigadores de la Facultad Herbert Wertheim de Medicina de la Universidad Internacional de la Florida, que junto con científicos en Japón descubrieron un nuevo antibiótico de amplio espectro a base de arsénico, llamado arsinothricin. Los investigadores de FIU, de izquierda a derecha: Adriana Emilce Galvan, Masafumi Yoshinaga, Kunie Sakurai, Venkadesh Sarkarai Nadar, Jian Chen y Barry Rosen.

FIU






Durante generaciones, la idea del arsénico como medicamento ha parecido asombrosa y aterrorizante.

Pero un grupo de investigadores de la Facultad Herbert Wertheim de Medicina de la Universidad Internacional de la Florida y un equipo internacional en Japón han descubierto un nuevo antibiótico de amplio espectro que contiene arsénico, anunció FIU el martes.

De amplio espectro significa “un antibiótico efectivo contra muchos tipos de bacterias”, dijo Barry Rosen, de FIU y coautor del estudio, publicado el lunes en Nature’s Communication Biology, refiriéndose al arsinothricin.

Esto es importante, dijeron los científicos de FIU, porque la resistencia a los antibióticos —cuando una bacteria muta y no reacciona a la efectividad de los antibióticos— es un problema cada vez mayor.

Crisis de resistencia a los antibióticos

Según los Centro de Prevención y Control de Enfermedades, al menos dos millones de personas se infectan con bacterias que son resistentes a los antibióticos, y por lo menos 23,000 mueren todos los años como resultado de estas infecciones.

En febrero del 2018, la Organización Mundial de la Salud advirtió que “están surgiendo nuevos mecanismos de resistencia a los antibióticos, que se propagan en todo el mundo, lo que amenaza la capacidad de tratar enfermedades infecciosas comunes”.

La OMS indica que infecciones como la neumonía, la tuberculosis, infecciones de la sangre, la gonorrea e infecciones contraídas por medio de alimentos son “las que se hacen resistentes a los antibióticos y resultan difíciles de tratar, y a veces pueden llevar a la muerte”.

Un producto natural

Rosen dijo que el antibiótico arsinothricin es “un producto natural hecho de una bacteria que se encuentran en la tierra y que es efectivo contra muchos tipos de gérmenes, es decir, de amplio espectro. La arsinothricin es el primero y único antibiótico conocido que contiene arsénico natural, y tenemos grandes esperanzas”.

Aunque el antibiótico contiene arsénico, los investigadores probaron la toxicidad del AST en células humanas y concluyeron que no las mata.

Según FIU, se determinó que el nuevo antibiótico es “muy efectivo contra la bacteria E. coli, que provoca infecciones intestinales graves, así como enterobacterias resistentes a la familia de antibióticos llamada carbapenem(, que se han vinculado con infecciones cada vez más comunes en unidades neonatales y de cuidados intensivos.

Los científicos de Estados Unidos y Japón también determinaron que el antibiótico en cuestión fue efectivo contra la bacteria que causa la tuberculosis en el ganado. “Esto sugiere que tiene el potencial para tratar la tuberculosis en las personas”, dijo en su comunicado a los medios.

Más estudios

El próximo paso —que se espera sea prolongado— es realizar más pruebas para determinar la efectividad y toxicidad del antibiótico en animales y personas, patentar el descubrimiento y trabajar con el sector farmacéutico para convertirlo en un medicamento que pueda prescribirse al público. Este proceso, informa FIU, es costoso y pudiera demorar 10 años.

“Nos estamos quedando sin herramientas para combatir estas enfermedades. Necesitamos un nuevo antibiótico potente para solucionar este problema”, dijo Masafumi Yoshinaga, el otro coautor del estudio, quien trabaja en el Departamento de Biología Celular y Farmacología de FIU. “Mostramos que este nuevo compuesto de arsénico puede ser un antibiótico potente”.

Investigadores del Instituto de Ciencias Agroambientales (NARO) de Japón también participaron en el estudio con FIU.

“La gente se asusta cuando escuchan la palabra arsénico porque es una toxina y un carcinógeno, pero uso de sustancias derivadas del arsénico para combatir los microbios y el cáncer es algo bien establecido”, dijo Rosen en el comunicado a los medios, y citó ejemplos, como el de Paul Erlich, ganador del Premio Nobel de Medicina en 1908, quien encontró una cura a base de arsénico para la sífilis. Las sustancias derivadas del arsénico, indicó FIU, “todavía se usan para tratar enfermedades tropicales, prevenir infecciones entre las aves de corral y como tratamiento terapéutico para la leucemia”.

Rosen agregó que aunque la mayoría de los medicamentos en potencia fracasan en la fase de estudios clínicos, vale la pena el esfuerzo. “Si no se prueban nuevas sustancias, no se sabe cuál puede ser efectiva”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: