¿Cómo controlar el síndrome del colon irritable? | EL UNIVERSAL




Aunque efectivamente se puede recurrir a los medicamentos para tratar el síndrome del colon irritable, no todos los que padecen esta afección los necesitan.

Para controlar los síntomas, algunas personas, especialmente quienes tienen síntomas leves, solo tienen que hacer ajustes en el estilo de vida, como modificar la alimentación, controlar el estrés y hacer ejercicio con regularidad. En el caso de quienes presentan síntomas moderados y severos, tal vez sea necesario combinar estos ajustes en el estilo de vida con medicamentos para controlarlo.

El síndrome del colon irritable afecta al intestino grueso y, a veces, también al intestino delgado. Las paredes de los intestinos están revestidas de capas musculares que se contraen y relajan a ritmo coordinado, a medida que transportan los alimentos a través del tracto digestivo. En el síndrome del colon irritable, esas contracciones pueden ser más fuertes de lo normal, por ello la persona puede sentir calambres abdominales y dolor mientras pasan alimentos, gases o heces por el intestino. El síndrome del colon irritable también se relaciona con irregularidad intestinal, como diarrea y estreñimiento. Otros síntomas pueden ser de gases y distensión abdominal.

Según Robert Kraichely, gastroenterólogo de Mayo Clinic, es importante tener presente que ciertos tejidos abdominales no están relacionados con este trastorno y pueden señalar otro problema escondido. Los siguientes síntomas, en particular, requieren atención médica de inmediato: sangre en las heces, pérdida de peso inexplicable o rápida, dolor abdominal incesante o severo, vómito inexplicable, mucho dolor o dificultad para tragar y una masa o bulto en el abdomen.

¿Qué es el síndrome de colon irritable?

El síndrome del colon irritable es una afección crónica, cuyos síntomas tienden a aparecer y desaparecer con el tiempo. No existe cura, pero generalmente la alimentación, el estilo de vida y el control del estrés pueden aliviar los síntomas.

Más del 60 por ciento de las personas con síndrome del colon irritable dicen que existe algún tipo de conexión entre los síntomas y la alimentación. No obstante, debido a que los síntomas varían considerablemente entre una y otra persona, es difícil dar recomendaciones alimenticias específicas que funcionen para todos.

De manera general, comer alimentos con alto contenido de fibra y beber bastante líquido es provechoso para muchas personas con síndrome del colon irritable. Hay que evitar los alimentos y las bebidas que contribuyen a la producción de gases y a la distensión abdominal, tales como las bebidas carbonatadas y alcohólicas, la cafeína, la fruta cruda y algunas verduras como la col, el brócoli y la coliflor. Reducir o eliminar el gluten, puede aliviar las molestias relacionadas con el síndrome del colon irritable.

Los estudios muestran que ciertos carbohidratos fermentados, conocidos como oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles (FODMAP, por sus siglas en inglés), pueden llevar a que las personas con síndrome del colon irritable sientan dolor en el abdomen, distensión abdominal y gases. Estos carbohidratos se encuentran en ciertas frutas y verduras, en el trigo, en el centeno, en las leguminosas, en los alimentos con lactosa, como la leche, el queso y el yogur, así como en los edulcorantes artificiales.

Alimentarse con muy poca cantidad de estos compuestos puede aliviar los síntomas, pero debido a que varios alimentos los contienen, para muchos pacientes puede resultar difícil elaborar por sí solos un plan de alimentación. Por lo tanto, valdría la pena buscar un especialista con un nutricionista, donde puede revisar los síntomas y las necesidades alimenticias del paciente, hablar sobre los cambios recomendables en la alimentación y elaborar un plan alimentario personalizado que alivie los síntomas.

El estrés también puede afectar, existe una relación entre períodos de mucho estrés y más síntomas de la afección. Aplicar las técnicas para reducción del estrés y participar en aquellas actividades destinadas a aliviarlo, como el yoga y la meditación, puede disminuir esos períodos de recrudecimiento relacionados con el estrés. De igual manera, buscar un terapeuta o un consejero con experiencia en atención plena, control del estrés y modificación del comportamiento también puede ayudar a manejar y aliviar los síntomas de quienes sufren del síndrome del colon irritable.

Además, a las personas que sufren esta afección se les recomienda hacer ejercicio con regularidad, ya que la actividad física diaria alivia el estrés, estimula las contracciones normales del intestino y promueve el bienestar en general.

Si los ajustes en el estilo de vida no bastaran para evitar que el síndrome del colon irritable perturbe su vida, entonces consulte a su médico acerca de las alternativas, pues existen varios medicamentos bajo prescripción para el tratamiento de este síndrome.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: