¿Cómo escribir bien Robo, wéstern, gais, Iglesia, clériman, cíborg?, según Fernando Ávilaa – Música y Libros – Cultura




Le decía con guasa el doctor Peláez a uno de los periodistas de La W que se mostraba demasiado elegante, diciendo “hurto” en vez de “robo”. Resulta, doctor Peláez, que la ley colombiana no incluye el delito de “robo”, que, según el Diccionario de la lengua española, DLE, conlleva ‘intimidación’ y ‘violencia’, sino el de “hurto”, que subdivide en “hurto calificado”, ‘con violencia’, y “hurto simple”, ‘sin violencia’.

 Por eso, este periodista de La W y muchos de sus colegas dicen “hurto”, trátese de un asalto a mano armada con muertos y heridos o de la inocua apropiación de un inservible celular ajeno. Ojalá se rescate en las noticias la palabra “robo”, para mostrar la gravedad de tal delito, sin esconderlo tras el insulso eufemismo “hurto”, que, según el DLE, alude a la ‘apropiación de lo ajeno sin que medien circunstancias graves’.

Wéstern

Cita: “… lo que me recordó no solo el espagueti western, sino la profusión de términos…”. Comentario: La palabra inglesa western, referida al género de películas ambientadas en la conquista y colonización del lejano Oeste, se adapta al español agregándole la tilde, wéstern. Así figura en el DLE. El Diccionario panhispánico de dudas agrega que su plural es wésterns.

Arcadia

Citas de Arcadia: “Casi todas ellas son gays…”, “Eduardo VIII creó su propia iglesia”, “Los presbíteros usan clériman…”, “El Salón se vuelve cada vez más cyborg”. Comentarios: Sobre la palabra gays. Así se escribe en inglés el plural de gay, pero en español es gais, puesto que la i griega en función de vocal no puede ir en posición intermedia (dieciséis, no diecyséis), sino siempre final (gay, yóquey, hoy, muy…).
Sobre la palabra iglesia. Se escribe con minúscula cuando se refiere a un templo, “la iglesia del barrio”, pero no cuando concierne a una institución social, como “la Iglesia anglicana”, o “la Iglesia católica”, casos en los cuales debe ir con inicial mayúscula. Y, de paso, no fue Eduardo VIII, sino Enrique VIII.

Sobre la palabra clériman. No la registra el DLE, ni ningún otro de los libros normativos de la Academia, pero está bien formada, corresponde a su pronunciación más frecuente y aparece como forma válida en Wikipedia y en algunas recomendaciones de la Fundación del Español Urgente, como traducción del inglés clergyman, nombre del ‘cuello clerical blanco característico de los sacerdotes’ y que por extensión se refiere al ‘vestido completo de paño negro con ese cuello’, por oposición a la sotana.

Sobre la palabra cyborg. La adaptación española del inglés cyborg es cíborg, con registro en la actual edición del DLE. Su definición es ‘ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos’.

FERNANDO ÁVILA*
*Experto en redacción y creación literaria
@fernandoavila52



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: