Crónica Negra | Violadores asesinaron a una adolescente para que no los delatara



“Ya sabía yo que ese crimen estaba medio raro. Yo conocí a esa muchachita y era una muy alegre y dicharachera y de verdad que no tenía motivo alguno como para quitarse la vida, aunque uno nunca sabe el calvario que lleva la gente por dentro, pero siempre hay señales”, comentó Don Heriberto cuando se enteró que habían resuelto, luego de tres largos años, el caso de Yusleidis Zulymar.

Recordó Don Heriberto, un hombre con sesenta largos cumplidos, huesudo, pero con mucha fuerza y con fama de haber noqueado a más de un equivocado a lo largo de su ajetreada vida.

Extraña muerte
Yusleidis Zulymar, una niña bien parecida que recién acababa de salir del liceo y que acababa de cumplir los diecisiete años apareció muerta en una habitación de su vivienda y todo hacía indicar que había decidido quitarse la vida ahorcándose con una sábana.

Dos Heriberto recordó que en aquella ocasión incluso él se fue hasta la sede regional del Cicpc y habló con un amigo suyo que trabajaba allí, pero éste le dijo que nada podía hacer porque ese caso lo llevaba otra brigada y ya ellos habían determinado que la jovencita se había suicidado.

Recelos
Sin embargo, la familia coincidía con Don Heriberto en que la adolescente no tenía motivo alguno para quitarse la vida y comenzaron a presionar en diversas instancias, incluso se dice en el pueblo que vinieron a tener a la capital de la República y lograron entrevistarse con alguien muy pesado del Ministerio Público e incluso del Palacio de Miraflores.

Lo cierto es que lograron convencer a muchas personas de que la “verdad” anunciada tenía patas cortas, por lo que los funcionarios decidieron no cerrar del todo el caso y tratar de ahondar un poco más en el asunto. Pero aceptaron con la condición de que la familia no dijera nada, lo que les permitiría a ellos, por un lado investigar con más calma y también, si fuera el caso, que los asesinos, si es que los había (porque todavía no estaban cien por ciento convencidos de que se trató de un asesinato), se confiaran y cometieran errores.

Un segundo aire
Varios meses después ya tenía una certeza: la familia y Don Heriberto tenían razón, la jovencita Yusleidis Zulymar había sido asesinada y no sólo asesinada, sino también ultrajada.

Por supuesto que la investigación cobró un segundo aire, se revisó de nuevo de manera minuciosa todo el expediente y cada una de las declaraciones tomadas en aquella oportunidad y se entrevistaron, con las reservas del caso a muchas personas con las que extrañamente no había conversado en aquella ocasión.

La policía comenzó a practicar allanamientos en todo el estado Mérida y la gente no sabía ni siquiera la razón. Trataron de vincularon el hecho con acciones de carácter político, toda vez que varios de los detenidos eran conocidos opositores y nadie ni remotamente se planteaba la posibilidad de que pudieran andar en cosas de carácter delictivo.

Caso resuelto
Un 28 de agosto, cuando el caso cumplió exactamente tres años, el director nacional el Cicpc ofreció una rueda de prensa en Caracas y anunció que el caso de Yusleidis Zulymar había sido resuelto y que no se trató de ningún suicidio, tal y como se dijo en un primer momento sino que había sido asesinada.

En el pueblo no lo podían creer. Tan sólo Don Heriberto y la familia de la joven ya sabían toda la verdad de lo que había ocurrido.

“Sabemos que con esto no la vamos a revivir, pero nos queda la satisfacción de que su muerte no quedó impune y que los asesinos ya fueron identificados y les esperan largos años dentro de la cárcel”, dijo uno de los parientes.

El crimen
En total fueron ocho las personas involucradas en el hecho. Varias de estas personas se encontraban ingiriendo licor con la víctima, quien no veía ningún problema porque, estaba con una prima y además, porque independientemente de que sólo tenía 17 años, no era la primera vez que lo hacía y además conocía a varios de los hombres, pues eran del mismo barrio.

Todo el grupo paseaban en un vehículo Toyota Corolla y al rato la prima dijo que se tenía que ir y la acompañaron hasta la plaza del pueblo.

Pero las intenciones de los hombres no eran tan sanas. Simulaban beber , pero no bebían casi nada, en cambio que ella si lo hacía y la convencieron para dirigirse hasta la casa de José Marcos Santiago, uno de los detenidos, en el sector Pueblo Llano del estado Mérida.

En poco tiempo Yusleidis Zulymar se sintió rascada y comenzó a bailar ante el grupo, quienes la agarraban y la manoseaban y bailaban con ella. Y así continuaron largo rato, hasta que decidieron abusar sexualmente de ella y la infortunada no tenía fuerzas para oponer resistencia, por lo que los ocho la ultrajaron.

Pero luego se asustaron porque les podría acarrear problemas con la familia de la joven, o con la policía, y decidieron quitarle la vida asfixiándola y luego simularon que se había suicidado, utilizando como vínculo una sábana y como soporte una ventana.

Por el caso fueron detenidos Julio Santiago Santiago (45), José Marco Santiago (54), Junior Santiago Santiago, Juan Carlos Volcán Santiago (31), José Luis Becerra Villamizar, Víctor Manuel Vergara (45), Jesús David Osuna (27) y Joander Santiago Santiago (28).

Este último fue quien hace tres años se dirigió a la sede del Cicpc y denunció que la adolescente se había suicidado en una habitación.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: