¿De qué se enferman los colombianos?





Las enfermedades isquémicas del corazón, las cerebrovasculares, las crónicas en vías respiratorias e hipertensivas, son las cuatro patologías más comunes de muertes de los colombianos.

Según el reporte del Departamento Nacional de Estadísticas (DANE) del año pasado, durante el 2017 se registraron 213.318 muertes, en muchos casos, a causa de esas enfermedades crónicas.

El aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el tabaquismo, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire.

¡Las más comunes!

Las Enfermedades Isquémicas del Corazón más comunes van, desde una Infarto agudo de miocardio, hasta una Angina de pecho estable y una Angina de pecho inestable. Entre las Enfermedades Cerebrovasculares encontramos la Trombosis cerebral y la Embolia cerebral.

Asma, Pulmonar obstructiva crónica (EPOC), Alergias respiratorias, Pulmonares de origen laboral e Hipertensión pulmonar, son las Enfermedades Crónicas en Vías Respiratorias más comunes. Por su parte, entre las Enfermedades hipertensivas sobresalen: Hipertrofia ventricular izquierda, Enfermedad coronaria, Insuficiencia cardíaca congestiva, Arritmias y Desarreglo cardíaco.

Cambie el estilo de vida

Para reducir las muertes, lo ideal es hacer cambios en el estilo de vida como: Dejar de fumar, controlar el colesterol, controlar el azúcar, hacer ejercicios, comer saludable, controlar la presión arterial y perder peso.

Virginia, una historia de esperanza en medio del cáncer y la crisis migratoria

En el 2017, Carla y Virginia, madre e hija, emprendieron una travesía que los llevaría desde Vigía, en Venezuela, a Cúcuta. El objetivo era claro: la pequeña Virginia, entonces de 3 años de edad, padecía una fuerte leucemia que amenazaba su vida.

En su travesía encontraron el hospital de Mérida, sin pediatras y sin medicinas. En el Hospital Oncológico de Maracaibo le hicieron el aspirado de la médula. “Ahí nos tocó pagar todo. Soy mamá soltera, allá trabajaba vendiendo productos de catálogo y hacía mensajería en mi moto, pero se puso difícil la situación”, cuenta Carla, quien triste recuerda que su pequeña casi pierde la vida en aquel hospital por una reacción alérgica, afortunadamente otra mamita le regaló un antialérgico, por eso hoy le da gracias a Dios porque su niña se hubiera podido morir de un paro respiratorio ya que el hospital no contaba con medicamentos.

Después de una larga travesía llegaron al Hospital Erasmo Meoz de Cúcuta. Allí la madre mostró su cédula colombiana Y Virginia fue internada en una zona aislada.

Luego se afilió a Coosalud, quien cubre los transportes y las quimioterapias que le realizan a la menor en la Clínica Medical Duarte. Dentro de pocos días Virginia tendrá su última quimioterapia y luego pasará a una segunda etapa de tratamiento con medicamentos. Los médicos dicen que prácticamente está curada, aunque prefieren ser reservados en cuanto las posibilidades que siempre existen, de que cualquier cáncer se reactive.

“Sueño con conseguir un empleo, quedarme a vivir en Colombia. Le agradezco a Dios porque amaneció, porque estamos respirando”, dice Carla mientras le acaricia la espalda a su hija recostada en sus piernas, a la que no ha dejado sola un instante desde que le diagnosticaron la leucemia.

El amor, la lucha y constancia de su madre ha permitido resultados satisfactorios porque la enfermedad ya no está en su sangre, solo queda en los archivos médicos. En el 2022 se sabrá si ella está totalmente curada. Esta es una historia de esperanza y optimismo en medio de la crisis migratoria que afecta a Colombia y Venezuela.

Opinión de la experta de Coosalud

Para la Dra. Liliana Pinedo, Psicóloga Clínica, el apoyo de la familia para lograr la recuperación de un paciente es oportuno y sanador. ”Retomo las palabras del Papa Francisco: la familia es el mejor hospital más cercano para una persona enferma, y lo es todavía hoy en muchas partes del mundo, donde el hospital es un privilegio para pocos y con frecuencia está lejos”.

Toda enfermedad irrumpe de manera negativa en la vida de cualquiera persona y más cuando se trata de un menor, ya que a diferencia de un adulto el no posee los conocimientos sobre la enfermedad y tampoco los recursos emocionales para adaptarse o superarla. ”Por ello es un hecho extremadamente impactante para toda la familia”.

La especialista recomienda que los cuidadores sean personas cercanas a ellos, que tengan mayor vínculo de afecto, ya sean padres, abuelos, hermanos o amigos. “Es recomendable que NO sea una sola persona quien se dedique a cuidar al paciente, porque puede gastarse fácilmente por el cúmulo de emociones, situación y respuestas que se van dando a lo largo de este proceso.

COOSALUD brinda consejos para afrontar la enfermedad de un familiar

Toda la familia debe estar unida y todos deben ser cuidadores para ese paciente que requiere de tanto amor y dedicación en esos momentos. Además, deben estar informados y capacitados con la enfermedad. Se recomienda modificar los hábitos y lograr que sean saludables y el ejercicio físico como parte de ese proceso de canalización emocional. Asimismo, tener contacto frecuente con su red de amigos para evitar que esta persona caiga en la depresión, y apoyo espiritual, como píldora de fe y confianza en Dios.

Textos suministrados por COOSALUD.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: