Declaraciones de Enrique Peñalosa sobre los columbarios de Bogotá – Arte y Teatro – Cultura




Los columbarios del cementerio Central de Bogotá tienen dos valores principales para ser considerados desde el jueves pasado patrimonio nacional incorporado al cementerio Central, del que hace parte como el denominado Globo B.

El primero es que ahí fueron enterrados muertos que dejó el 9 de abril de 1948 y también fue conocido como ‘cementerio de los pobres’, pues allí reposaban los más humildes. Estos columbarios (de los que sobreviven cuatro de siete), datan de, aproximadamente, 1947, tienen 150 metros de largo por 10 de ancho, y sus techos son de barro.

El segundo es que tienen serigrafías de las maestra Beatriz González, 8.957 imágenes en total, que constituyen no solo el dolor de los cargueros llevando muertos, que nacieron de fotos publicadas en este diario, como contó Catalina Casas, representante de la maestra González, sino una donación artística de la creadora a la ciudad y al país.

El trabajo de la artista es tan importante que ‘The New York Times’ habló ayer de ella: su obra Zócalo de la comedia hará parte de la exposición de reapertura del Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York.

Sin embargo, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, por medio de varios trinos, se manifestó ayer en contra de esta declaratoria: “Con lo que cuesta el predio-pedestal para los dibujos en las tumbas se podrían comprar 133 esculturas monumentales de Botero. La artista Beatriz González es muy importante (me encanta su obra)… pero tanto?”.

Lo anterior se debe a que en este lugar, la Administración Distrital quiere hacer un gran parque, con canchas sintéticas de fútbol, gimnasio, plazoleta, zonas verdes, senderos y espacios de formación artística.

Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, dijo que la declaratoria se hace teniendo en cuenta “la historia del lugar y el significado simbólico de esa zona del cementerio, de ahí la recomendación del Consejo Nacional de Patrimonio, de ser consecuente con el uso funerario que ha tenido, y se instó a pensar más en un uso más contemplativo que recreativo”.

Escovar agregó que ni el Ministerio ni el Consejo están en “contravía de que sea un parque, pero pide a la Alcaldía hacer un esfuerzo por recuperar la obra de Beatriz González en torno a la memoria y vincular más este espacio al Centro de Memoria, cuyo arquitecto, Juan Pablo Ortiz, siempre incluyó los columbarios”.

Los columbarios del cementerio Central de Bogotá tienen dos valores principales para ser considerados desde el jueves pasado patrimonio nacional incorporado al cementerio Central

En la reunión del jueves estuvieron la maestra Beatriz González y miembros del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), a cargo del proyecto.

En el encuentro, la maestra habló del origen de su obra, Auras anónimas, que según un documento de Jaime Cerón, artista y magíster en Historia y Teoría del Arte, “hace que su historia esté social y políticamente muy cerca del contexto cultural del que surgen esos muertos que actualmente (finales del siglo XX y principios de este) son recogidos y cargados, con hamacas, palos o lonas plásticas, por los campesinos”.

Ahora, dijo Escovar, se trabaja en el Plan de Manejo y Protección del Cementerio Central, en el que ya están incluidos los columbarios, patrimonio de la ciudad desde el 2003 y donde desde el 2005 está la obra de Beatriz González, con “la historia del dolor que nos une y que ella ha puesto en distintos momentos, pues los cargueros son parte de su obra”, dice Casas.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
CULTURA@CulturaET





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: