Dieta para la tercera edad | Dieta para la tercera edad | EL UNIVERSAL




La población mayor de 60 años viene aumentando en Colombia. Según el último Censo, realizado por el Departamento de Planeación Nacional (DANE), el número de adultos mayores se ha duplicado en las últimas tres décadas. De acuerdo con la misma entidad, este fenómeno puede tener aspectos significativos para el sistema económico y de salud del país.

La correcta alimentación de las personas mayores es una parte fundamental para preservar su salud y garantizar su cuidado y bienestar.

Según INCAP, antes de brindar las recomendaciones de alimentación a un adulto mayor, se debe tomar en cuenta lo siguiente:

• No hay alimentos prohibidos, es decir que por la edad, algunos tengan que eliminarse, a no ser que le causen daño a la persona o que padezca alguna enfermedad en la cual el consumo de ciertos alimentos se restringe o limita. Por ejemplo, es frecuente que algunos adultos mayores no toleren la leche, las cebollas, los frijoles y el repollo. Si estos alimentos causan malestar, no se deben incluir.

• Se debe tomar en consideración la capacidad masticatoria de la persona adulta mayor. Por ejemplo, si es una persona que no tiene piezas dentales, es importante modificar la textura de los alimentos que se le ofrezcan, antes de excluirlos de su dieta.

En la tercera edad, la disminución de los sentidos del gusto y el olfato alteran la percepción de los sabores y en algunos casos, esto puede alterar el apetito.  Asimismo, la disminución del flujo de saliva origina sequedad en la boca y hay pérdida de piezas dentales, por lo que aumenta el uso de prótesis dentales, y además disminuye la eficiencia de la masticación.

Por esta razón, la doctora Susana Solovsky, presidente de la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios (AATA), entrega las siguientes recomendaciones para mantener una alimentación equilibrada que cumpla con las necesidades nutricionales de esta población:

– Garantizar una dieta variada para asegurar que contenga todos los nutrientes necesarios.

– Si la persona tiene necesidades nutricionales especiales, como el caso de los pacientes diabéticos, se recomienda el uso de edulcorantes no calóricos como la Sacarina, la cual surge precisamente como la posibilidad de consumir alimentos dulces, sin necesidad de emplear el azúcar.

Esta clase de aditivos están avalados por Codex (códigos de prácticas, guías y otras recomendaciones relativas a los alimentos) y permiten disminuir el consumo de calorías diarias.

– Es importante aumentar el consumo de frutas, legumbres, verduras y cereales, dado su elevado contenido en nutrientes importantes en vitaminas y minerales; la fibra resulta esencial para mantener la motilidad intestinal y evitar el estreñimiento.

– Realizar cinco comidas diarias que aseguren el aporte energético necesario para empezar el día con un buen rendimiento físico e intelectual. Éste debe incluir lácteos, proteínas, cereales, semillas y frutas. 

– Se debe tener en cuenta que para mantener un buen estado de salud y prevenir las enfermedades cardiovasculares no basta solamente con tener una dieta correcta. Según el Dr. John Duperly, médico especialista en medicina interna, al menos 50 minutos de ejercicio diario para los adultos mayores, reduciría en un 40% el riesgo de mortalidad.

El especialista también indica: “El problema de la obesidad y diabetes en adultos mayores no se soluciona satanizando las uvas, las manzanas, al mito del azúcar o a las grasas. Esto se soluciona con un trabajo multisectorial”, concluye.



















MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: