El apagón es una tragedia peor que el terremoto de Caracas



El retorno al oscurantismo y la era pre industrial, así podría definirse la situación en Venezuela luego del jueves 7 de marzo, aproximadamente desde las 5:00 pm, cuando una falla en el sistema de distribución eléctrica en la represa de El Guri dejó sin luz a la totalidad del país.

Negocios cerrados, saqueos, sistemas de telecomunicaciones y servicios de transporte inoperativos han sido solo algunas de las consecuencias, de lo que hasta la fecha es la interrupción del servicio eléctrico más prolongada en la historia de Venezuela.

Jorge Roig, empresario venezolano y ex presidente de Fedecámaras, aseguró que la falla eléctrica que afectó, y en algunos estados todavía afecta, a la población solo ha servido para agravar la situación de la empresa privada en el país y que debido a las erradas políticas económicas de Nicolás Maduro se encuentra en uno de los peores momentos de su historia.

“El apagón viene a acelerar un proceso de descomposición, es como una crónica de una tragedia anunciada. Si alguien puede decir con toda propiedad que ha intentado por todas las vías un diálogo con el gobierno –por lo cual mucha gente me ha criticado–he sido yo. Asistí a los diálogos por la paz donde le pude decir a Nicolás Maduro, quien en aquella oportunidad era presidente constitucional de Venezuela, que las cosas no iban bien, que el país no iba bien”, indicó Roig en exclusiva para El Nacional.

El empresario señaló que entre los factores que llevaron a la actual situación del país destacan, la poca o nula planificación y mantenimiento de la infraestructura en Venezuela y la corrupción que impera en todos los niveles de la administración pública, en especial en los cargos de mayor jerarquía.

“Lo decretado por Maduro no es ningún asueto por más que él lo llame así; puede ser un asueto quizás para quienes viven en Fuerte Tiuna o en Miraflores. Para los demás que estamos afuera esto ha sido una tragedia de carácter impresionante. Mucho peor que el terremoto de Caracas o que las consecuencias de la vaguada de 1999, no solamente en cuanto a muertos sino por la tragedia humana que constituye”, aseveró.

Roig explicó que si bien algunas empresas cuentan con plantas de energía para casos puntuales de fallas en el servicio eléctrico, estas no pueden ser utilizadas durante un lapso indeterminado para el funcionamiento de los locales o fábricas en las cuales estén ubicadas.

“El gobierno compró unas plantas eléctricas que hoy no pueden operar, porque para ello necesitan usar gasoil o gas como combustible. Muchas de las plantas que compraron no funcionan porque no tienen gas. Entonces qué le deja al sector privado, si no es capaz de comprar diessel, de comprar combustible. Hoy el gasoil resulta prácticamente incomprable en Venezuela y el gas no le llega a las plantas. No auxilian, ni las plantas del gobierno; de allí que las plantas privadas que se compraron poco pueden auxiliar”.

El ex presidente de Fedecámaras indicó que actualmente las pocas empresas que se han podido mantener operativas, pese a la interrupción del servicio eléctrico, trabajan aproximadamente a 20% de sus capacidades operativas instaladas, situación que implica una merma significativa en su producción. Agregó que una realidad similar o peor están presentando las empresas del Estado.

“Sidor, que llegó a producir 4.300.000 toneladas cuando estaba en manos privadas, este año no llegó a producir 300.000 toneladas y hay 16.000 trabajadores que están mirando al techo sin hacer absolutamente nada. En Venalum y Alcasa con esta crisis eléctrica prácticamente desaparecieron todas las celdas que estaban operativas. Entonces la tragedia no es solo para el sector privado. Todo el parque industrial de Venezuela está sufriendo y las pérdidas de empleos van a ser dramáticas”, proyectó.

Con el objetivo de lograr la recuperación de la economía y por ende del aparato productivo del país, Jorge Roig estima que es necesario que se produzca un cambio de gobierno debido a que no cree posible que Maduro sea capaz o este en las condiciones de poder implementar las políticas que necesita Venezuela para su estabilización y posterior crecimiento.

“Si tú ya no puede sacar al país –como es mi tesis, que es imposible que Maduro y la gente que lo acompaña  puedan sacar al país de la crisis– lo más racional sería abrir un espacio para un cambio político que pueda generar confianza para que se produzcan inversiones y estas generen un cambio económico”, detalló.

Plan País

El ex presidente de Fedecámaras afirmó que es necesario que al Plan País, el cual ha sido impulsado por el presidente interino de la República Juan Guaidó, agrupe las opiniones no solo de políticos y economistas sino también las de académicos y profesionales de todos los ámbitos.

“Si bien es una hoja de ruta importante, a ella se pueden ir sumando otras hojas y proyectos relevantes. A mí no me gusta una sola versión de un Plan País y pienso que hay expertos en otras materias que no están contempladas en este Plan. Ellos pueden ser convocados sin importar que no hayan tenido contacto con el mundo político, pues son académicos y profesionales que conocen muy bien los problemas del país”.

Comentó que la elaboración de esta hoja de ruta ha servido como punto de encuentro para fuerzas políticas que tal vez en el pasado no tenían una misma línea de pensamiento.

“Ratifico que es un buen comienzo para construir algo, ha sido un lugar de encuentro para muchos profesionales y fuerzas políticas. No lo voy a demeritar. Habría, ahora, que enriquecerlo con algunas otras cosas”, agregó.

Mensaje a Bachelet

A propósito de la presencia en Venezuela de una misión técnica enviada por la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachellet, Jorge Roig instó a la ex presidenta chilena a que asuma una posición crítica respecto a la violación de derechos fundamentales en el país.

“Le diría que esperaríamos mucho más de ella que hasta ahora. Creo que hasta ahora ha sido muy tímida con las flagrantes violaciones que están ocurriendo en Venezuela, que el seguir ignorando la terrible situación por la cual estamos atravesando los venezolanos es una irresponsabilidad”.

Roig añadió que los venezolanos tienen puesta en Bachelet la confianza para que cumpla a cabalidad con las funciones inherentes de su cargo como defensora de los Derechos Humanos.

“Tenemos en ella puesta la confianza de que, más allá de sus creencias políticas y de su particularidad políticas y partidistas de su país, pueda tener la objetividad necesaria de captar que este es una país donde no se respetan los derechos humanos y que ojalá que concluya con un informe que fuera objetivo, desapasionado que nos permita a los venezolanos volvernos a reencontrar como sociedad en la cual podamos vivir respetando los más sagrado que es en este momento es el respeto de los seres humanos que aquí vivimos”, concluyó.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: