Feng shui | Armonía e iluminación



La iluminación incluye la luz del Sol, eléctrica, de velas y lámparas de aceite. La luz siempre es energía independientemente si es natural o artificial. Cuando queremos armonía en la decoración, la iluminación es la forma más sencilla de lograrlo, pues brinda una transformación que proporciona calidez y claridad.

Los ambientes deben tener un equilibrio entre las zonas yang (claras y activas) y las yin (oscuras y pasivas). Guiándonos por el mapa energético o Taichí de nuestros espacios, al dejar una luz encendida día y noche activamos en nuestra vida aquello que anhelamos fortalecer.

Por ejemplo, en la zona de la fama y la reputación se aconseja una vela o lámpara roja. En el Feng Shui cada punto de luz simboliza al Sol, vital en las emociones y el estado de ánimo de las personas. La iluminación general debe ser equilibrada de modo que no haya zonas de oscuridad, pero tampoco con excesiva iluminación, esto permite que las emociones en la casa estén en armonía. Además del equilibrio se debe elegir el mejor tipo de luz. En el Feng Shui, la temperatura de color más adecuada es la luz cálida, de un tono más amarillo.

Para conseguir el equilibrio de luz en cada espacio, lo más recomendable es poner lámparas empotradas en el techo, con bombillos de luz cálida, ya que permite repartir la luz por toda la estancia. Para evitar zonas de oscuridad que no estén cubiertas por lámparas del techo, se recomienda usar lámparas de pie como parte de la decoración para iluminar pequeñas estancias como pasillos, resaltar ciertas zonas de la casa o utilizarlas como generadores de luz puntual en ambientes con techos bajos permitiendo que el Chi ascienda hacia lo alto.

Las luces halógenas o incandescentes estimulan la energía Chi porque emanan luz uniforme.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: