Guyana rechazó la versión de Arreaza sobre los barcos de ExxonMobil



El ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, rechazó hoy la versión de Venezuela según la cual el Ejecutivo de Georgetown autorizó la incursión en aguas del país bolivariano de buques de exploración sísmica de la compañía ExxonMobil.

Greenidge reiteró durante un acto público en Georgetown que los barcos noruegos contratados por ExxonMobil fueron interceptados por la Armada venezolana y rechazó la afirmación de la Cancillería de que estuvieran operando en sus aguas territoriales.

El jefe de la diplomacia de Guyana calificó además de absurdas las palabras de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, sobre una supuesta incursión en aguas territoriales del país sudamericano.

La Cancillería informó el pasado 23 de diciembre de que la Armada Nacional Bolivariana divisó en aguas jurisdiccionales de Venezuela dos embarcaciones, una con bandera de Bahamas y otra de Trinidad y Tobago, contratadas por la petrolera ExxonMobil.

La nota divulgada por Jorge Arreaza aseguraba que los capitanes interceptados aseguraron disponer de un permiso de Guyana para operar en dicho espacio marítimo.

Greenidge dijo que tras repasar lo que describen los medios de comunicación de Venezuela y las conversaciones con los capitanes las coordenadas descritas dejan claro que estaban dentro de la ZEE (Zona Económica Exclusiva) de Guyana.

Matizó, en concreto, sobre la embarcación Ramford Tetys que fue interceptada en la ZEE y en la plataforma continental de Guyana a una distancia aproximada de 140 kilómetros desde el punto más cercano a la línea equidistante provisional con Venezuela y unos 250 kilómetros desde Punta Playa, el punto más occidental en la frontera terrestre.

El ministro de Relaciones Exteriores dijo que Guyana no tiene nada de qué preocuparse y que su país está dispuesto a volver reiterar hasta dónde llega su territorio nacional.

Greenidge sostuvo además que su gobierno está satisfecho con el progreso del caso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Venezuela reclama una región rica en minerales al oeste del río Esequibo en Guyana desde el siglo XIX.

Un tribunal internacional dictaminó en 1899 que el área formaba parte de Guyana, que en ese momento era una colonia británica.

La franja de tierras en disputa constituye el 40 por ciento de Guyana.

El año pasado, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, envió el caso a la Corte Internacional de Justicia luego de un intento fallido patrocinado por la ONU para negociar un acuerdo.

La región del Esequibo está bajo mediación de la ONU desde 1966 cuando se dio la firma del Acuerdo de Ginebra, por medio del cual Venezuela y Guyana buscan solucionar el contencioso que mantienen después de que Caracas denunció en 1962 el Laudo Arbitral emitido en 1899 por un tribunal en París que fijaba los límites comunes.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: