La educación como barrera para evitar más de 50 millones de bodas infantiles




Maha es una refugiada siria de 13 años que fue obligada a casarse con su marido de 23 cuando tenía solo 12 años.
SAVE THE CHILDREN

El mundo cuenta con 1.100 millones de niñas, de las que 600 millones entrarán en el mercado laboral en la próxima década. “Una gran y vibrante generación”, según Naciones Unidas, “preparada para asumir el futuro”. Ellas “siempre han cambiado” la historia  y “esta generación puede hacerlo aún mejor”, agrega la ONU.

Para que esto sea posible, se hace urgente acabar con la discriminación de género y erradicar las llamadas prácticas nocivas, barbaridades como la mutilación genital femenina, la explotación sexual o el matrimonio infantil. “Si bien es verdad que en los últimos años la situación ha mejorado, todavía queda mucho trabajo por hacer”, manifiestan desde la ONG Mundo Cooperante. No en vano, aún hoy, cada diez minutos muere una adolescente como consecuencia de la violencia, según Aldeas Infantiles.

Mientras esto continúe ocurriendo, seguirá siendo necesario celebrar el Día Internacional de la Niña cada 11 de octubre.

Preparación

La ONU ha puesto este año el foco en la preparación de las niñas para su entrada con éxito en el mercado laboral y bajo el lema Con ellas: una generación de niñas preparadas  insta a los países y “a las partes interesadas” a que trabajen conjuntamente “para defender, llamar la atención e invertir en las necesidades y oportunidades más apremiantes”, con el objetivo de que las menores “adquieran los conocimientos necesarios” y puedan mostrar todo su potencial en igualdad de condiciones.

“Hay una gran demanda de trabajadores cualificados. Sin embargo, tan solo una cuarta parte de la juventud –en su mayoría mujeres– tiene un trabajo, está estudiando o cursa alguna formación”, remarca Naciones Unidas.

La organización internacional recuerda que su progreso no es solo bueno para ellas, “también lo es para sus familias, sus comunidades y las naciones”.

En líneas generales, una chica tiene tres veces más dificultades que un chico para llegar a ser ingeniero, un ejemplo que da idea de la magnitud de la discriminación de género que existe.

Ablación

Se calcula que en el mundo hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas, de las que más de 40 millones son menores de 14 años. Mundo Cooperante señala que, aunque la tendencia global es descendente, en países como Somalia, Malí, Sierra Leona, Egipto o Sudán ha habido pocos avances. 

“De no producirse cambios sustanciales, la presión demográfica en los países en los que la mutilación genital femenina está muy extendida hará que el número de víctimas aumente en términos absolutos y que tengamos que hablar de 90 millones de mujeres más mutiladas de aquí a 2050″, lamenta.

Pese a ese cruel presagio, hay motivos para cierta esperanza, gracias a la importancia que está adquiriendo el factor generacional en la evolución de esta práctica. El mayor descenso de la prevalencia de la ablación se produce, según la organización, en la horquilla de edad que oscila entre los 15 y los 19 años, lo que pone de manifiesto que las más jóvenes se oponen cada vez con más firmeza a sufrir semejante vulneración de sus derechos.

Una mujer que no ha sido mutilada hará todo lo posible por preservar a sus hijas de una tortura por la que cada año pasan tres millones de niñas.

Abusos

La violencia sexual y los embarazos adolescentes son otras de las lacras que acechan a millones de niñas. En concreto, 120 millones han sido víctimas de agresiones sexuales, según Unicef. La edad en la que se producen esos abusos por primera vez suele ser entre los 15 y los 19 años, pero hay una proporción sustancial que los sufrió antes, y en la gran mayoría de los casos, los responsables son sus parejas íntimas presentes o pasadas.

Esas relaciones no consentidas suelen tener como consecuencia gestaciones con finales trágicos: la principal causa de mortalidad en adolescentes son problemas durante el parto, como hemorragias y sepsis.

En este punto es importante trabajar con las víctimas para que no disculpen los comportamientos violentos. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia advierte de que 126 millones de adolescentes creen que en algunas ocasiones está justificado que las parejas golpeen o agredan a sus cónyuges.

También hay que trabajar para lograr que la violencia física y la sexual sean denunciadas. Un alto porcentaje de las agredidas lo mantiene en secreto y no pide ayuda. 

Matrimonios

Si todas las niñas terminasen la educación secundaria se evitarían más de 50 millones de bodas forzosas para 2030. Es la conclusión del informe Trabajando juntos para acabar por el matrimonio infantil elaborado por Save the Children.

La ONG denuncia que, aunque en la última década se han evitado 25 millones de enlaces infantiles, “ningún país en vías de desarrollo está encauzado a cumplir el objetivo de la ONU de eliminar esta práctica” en un plazo de once años. De aquí a entonces se estima que 134 millones de pequeñas serán obligadas a casarse.

“La combinación tóxica de pobreza y discriminación de género hace que muchas familias piensen que es mejor que sus hijas se conviertan en esposas y madres en lugar de tener acceso a la educación”, denuncia Helle Thorning-Schmidt, directora general de Save the Children. Las medidas políticas son claves, pero también que los cambios calen en las familias y las comunidades.

Thorning-Schmidt advierte de que “cuando una niña es obligada a casarse, se están vulnerando sus derechos humanos de por vida y estará expuesta a sufrir abusos, a convertirse en madre antes de estar emocional y psicológicamente preparada y sus hijos tendrán más probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años”. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: