La guerra de las 8, columna de Ómar Rincón – Cine y Tv – Cultura




El martes 8 de enero a las 8 de la noche fue emotivo en televisión: RCN quería recuperarse con concurso y menos noticias, Caracol siguió en sus mismos concursos y Canal UNO decidió competir con ficción.

 Canal UNO, por fin, entendió que no basta con buenos noticieros (CM& y Noticias UNO), se necesita ficción para competir de verdad. Su apuesta, ‘Sin senos sí hay paraíso’, no es original, pero sí potente y a lo seguro. Esta ficción que le ha funcionado a Caracol marcando más de 10 puntos, arrancó en el UNO con 4,3 con lo cual el canal duplicó su audiencia. Y esto es un éxito. Esta historia tiene gusto popular a pesar de ser un cliché con recursivas diablas y bonitas catalinas. La narcoética, las chicas guapas y la maldad siguen seduciendo. Eso sí debería llamarse “sin sangre no hay paraíso”. RCN vuelve a quitarle media hora a su problema que es su informativo para presentar un concurso que se llama ‘4 elementos’, que tampoco agrega mucho y se queda lejos con 4,5 puntos.

‘4 elementos’ es un confuso juego donde poco se entiende por el exceso de equipos, locutores y pobres presentadores. Un concurso sobre cómo complicar lo simple.

La suerte de RCN está en ‘La ley del corazón’ que gusta y volvió a las 9 de la noche después de haber molestado televidentes con su cambio de horario, el lío está en que esta serie está muy mal rodeada. RCN sigue creyendo que con un programa que le pegue al ‘rating’ despega.

Caracol sigue en lo mismo de siempre. A las 8, concursos. No innova. Y no tiene por qué atreverse, si con eso le funciona para qué intentar romper la costumbre. ‘La agencia’ se llama el concurso de modelos que muestra a bellas y bellos jugando a ser “más que carnes”.

Tres divas con poco verbo, tres esperpénticos jurados llenos de prejuicios y muchos cuerpos en busca de cerebro. Un concurso simple, concreto y fácil de seguir. Y con eso le basta.

La marca RCN anda mal de amores con los televidentes. Y por eso su éxito no es un asunto de programas. Si quiere hacer un 2019 competitivo debe reinventar su marca: cambiar totalmente el canal en sus noticias, modos de programar, talento… y pedir perdón a los televidentes por haberlos ofendido con sus cambios de horario y su mala leche informativa. Si se descuida en la franja de las 8 p. m. puede que Canal Uno pase a ser el segundo. Canal UNO deberá parecer un canal coherente y, además, poner más ficciones, tal vez de 7 a 9:30, para rodear mejor su mayor valor: los noticieros. Por ahora un solo seno no hace el ‘rating’. Caracol seguirá fiel a sus televidentes dándoles los mismos amores.

Por ahora, la sorpresa del 2019 es Canal Uno entrando a disputar el ‘rating’. Ojalá RCN decida ser mejor, lo necesitamos para tener una mejor TV.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: