La Vinotinto demostró contar con varios talentos para utilizar




El seleccionador nacional Rafael Dudamel, la noche del jueves ante casi 20.000 mil aficionados, cumplió lo que el guión le pedía ante Bolivia. Proponer, gustar y concretar era lo que se debía hacer y se hizo; con un Salomón Rondón en plan estelar, un Yangel Herrera excelente en la conducción del juego y Rómulo Otero con libertad.

Dudamel cambió el dibujo táctico, ya no fue un 4-3-3, ahora era 4-2-3-1. Otero por delante de Tomás Rincón y Yangel Herrera para ser el enlace con Rondón, más Darwin Machís y Jefferson Savarino cayendo por las bandas con mayor soltura sin tener que replegar tanto, puesto que el capitán de la Vinotinto y el mediocampista del Granada se dedicaban a defender para desde allí iniciar la creación.

El sistema 4-3-3 con los medios defensivos, Herrera, Rincón y Moreno sirve para medirse ante Uruguay y Brasil, a este último ya se le sacó un punto con este sistema en Copa América. De resto ante los demás rivales de Suramérica, se debe seguir con este 4-2-3-1 que se vio frente a Bolivia y más en los partidos como localesl



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: