Las confesiones del cantante James Blunt – Música y Libros – Cultura




James Blunt es un artista de interesantes contradicciones. Fue parte del Ejército británico, pero brilló por una sensibilidad más romántica que bélica; además, está casado con Sofia Wellesley, nieta del duque de Wellington. Sin embargo, tanto sus canciones como su apariencia en los escenarios y en lo referente a su estética como cantante se acercan más a la gente del común y a los problemas y melancolías cotidianas.

A sus 45 años, Blunt ha recorrido los terrenos de la balada y hasta coquetea de vez en cuando con ritmos electrónicos y sonoridades más cercanas a un pop de fácil consumo, pero es imposible no conectarlo con temas relacionados al amor, la nostalgia y el desamor, en buena medida, gracias a canciones como You’re Beautiful, que explotó en el 2004 como uno de los himnos del romanticismo más endulzado, pero a la vez fue la prueba de que el cantante británico podía acariciar el éxito, simplemente sumergiéndose de lleno en sus sentimientos.

Y eso es precisamente lo que está haciendo ahora con su más reciente álbum Once Upon a Mind, el sexto disco de una carrera forjada en la fidelidad de una base gigantesca de fanáticos y en algunas explosiones radiales.

Hablando de emociones, Once Upon a Mind no se queda atrás, de hecho rinde tributo con su sencillo Cold a la canción más popular de Blunt, gracias a un videoclip que retoma la narrativa que reveló en You’re Beautiful.

En Cold, el cantante sale del agua, trata de escalar una montaña y se cambia de ropa. Cabe recordar que en su balada más famosa –de su álbum Back to the Bedlam (2004)– el intérprete se despojaba de sus vestiduras y se lanzaba al mar. Un acto simbólico de transición o de transformación, sin dejar a un lado sus raíces y las consecuencias de la fama y el reconocimiento.

Ese mismo que lo encerró en una cárcel del romanticismo, de la cual ha tratado de salir de manera muy delicada y sin dejarse presionar por demostrar que tiene una sensibilidad con más matices. Ya lo hizo con discos como The Afterlove, en el que las letras jugaban en una clave mucho más realista, solo por dar un ejemplo.

Sin embargo, con Once Upon a Mind, el viaje es más íntimo, por momentos divertido, familiar y, a veces, devastador. Hace referencia a procesos de vida: ser hijo y tratar de arreglar conflictos del pasado con el padre.

Ese fue un tema trascendental para el cantante, quien dedicó la canción Monsters a su progenitor Charles Blount, quien está sufriendo de una enfermedad renal y necesita que le donen un riñón; sumando a la melancolía que le produce a James Blunt separarse por mucho tiempo de su familia para hacer giras o grabar más material.

Tanto sus canciones como su apariencia en los escenarios y en lo referente a su estética como cantante se acercan más a la gente del común y a los problemas y melancolías cotidianas

Al final, la música cumple una función sanadora para el artista que siente que muchos de sus errores y sacrificios se equilibran con una buena composición.

Hoy sonríe y saca tiempo para responder (eso sí de manera concisa y directa) a EL TIEMPO lo que ha significado volver al ruedo, escucharse en la radio y asimilar lo que es ser famoso, crear algo nuevo y tratar de mantener una honestidad inquebrantable, por encima de etiquetas, listas de descarga o cifras de visitas a sus videos en internet.

¿En realidad hay una conexión entre esa huella imborrable de fama y esta nueva aventura musical?

Realmente creo que Cold, que fue el primer sencillo de mi nuevo álbum, en verdad captura lo que este disco significa verdaderamente. La conexión con You’re Beautiful es a otro nivel (…), pues me veo en un acantilado y recuerdo lo que me hizo You’re Beautiful (…), ya que yo también tuve esos momentos en los que me perdí y luché de muchas maneras con toda esta exposición que alcancé.

Pero sí hay algo que las une más allá del video…

Hice ambas canciones con la misma honestidad. Estaba metido en el cuarto cuando las escribí. Y sí, tenía una audiencia en la mente, en realidad deseaba que les gustara.

¿Y cree que lo logró?

Sabe que sí, en Once Upon a Mind siento que le hablo al mundo, me acerco de nuevo a la audiencia. Mi padre no es viejo y yo tengo una familia joven, lo que hace que me sienta identificado con ese público que sigue mi música.

Hablando del público, ¿cómo define a sus fanáticos?

Realmente me siento muy apoyado en todo el mundo y he podido hacer muchas giras durante mi carrera. Tengo una audiencia muy diversa.

¿Cómo se ha sentido en Latinoamérica?

Te confieso que es mi lugar favorito para tocar. Recuerdo mi concierto en Colombia (20 de marzo de 2015), que fue increíble.

¿Por qué?

Mira, yo soy británico, y la audiencia o el público que va a los conciertos allá es mucho más reservado. En Colombia, a la gente se le notaba más la alegría, participaban de manera activa con las canciones y con el show, y esa es la razón por la que me encantaría tocar de nuevo allá.

Me gustan las canciones sobre experiencias personales. Me ayudan a conectarme con el público de una forma más cercana, porque hablan de la emoción humana

A usted lo denominan como un romántico por excelencia…

En realidad, me gustan las canciones sobre experiencias personales. Me ayudan a conectarme con el público de una forma más cercana, porque hablan de la emoción humana.

¿Cómo ha mantenido su marca, su integridad en este medio musical tan impredecible?

Posiblemente la respuesta a eso sea que disfruto mucho mi trabajo, disfruto todo lo relacionado con las canciones. En verdad, no quisiera que mi música sonara solo como una marca, algo así como la industria musical James Blunt. Lo que realmente adoro son los conciertos y la influencia que pueden alcanzar las canciones para la gente

El título del nuevo disco es interesante: Once Upon a Mind (Una vez en la mente)…

Si, a veces la mente es un lugar muy solitario, pero creo que va enfocado más a lo que pasa cuando esa mente, mi mente, se activa y comienza a funcionar para dar paso a algo nuevo, así lo puedo resumir. Además, hablando de Once Upon a Mind, realmente me encontré en este álbum.

Retomando el impacto del primer sencillo, Cold, ¿cómo fue el rodaje del videoclip?, ¿el reencuentro con una naturaleza ruda?

Pues, como el título, sentí ‘mucho frío’ (bromea al referirse a la palabra traducida al español). Verdaderamente fue una aventura que terminó en un gran video.

Tengo que insistir acerca de poder del disco más reciente y esa sensación de que se trata de un álbum que quiere retomar las raíces de su trabajo musical, ¿está de acuerdo?

Sí, es cierto. He regresado a una especie de esencia, a un sonido, y que parece retomar el alma de mis primeros sencillos.

¿Este era el momento adecuado para el disco?

Este era el momento, mi padre está muriendo, tengo un hijo, y frente a eso, debo decir que responde a esas vivencias. Pero, para seR sincero, fue mi equipo el que decidió una fecha.

ANDRÉS HOYOS VARGAS@AndresHoy1





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: