Neofascismo latinoamericano




Oscar Bravo.- Una década atrás, teníamos un sólido bloque de mega-liderazgos que representaban a “la izquierda latina”  conformada por: Castro, Chávez, Mujica, Correa, Morales, Ortega, Kirchner, Lula; una gran fortaleza de personalidades con sólida preparación política y con una altísima legitimidad y credibilidad en las masas. Con la muerte de varios de estos y otros que ya cumplieron con su mandato, ha resurgido una derecha que estaba desgastada y desprestigiada. Ahora, los triunfos de la ultraderecha en nuestros vecinos, tiene una connotación de real peligro para la estabilidad política de Venezuela.  Duque y Bolsonaro, presentan algunas características de furibundos anti-chavistas, extremistas anti-comunistas y grandes aliados del imperialismo. Estos grupos de ultraderecha presentan una alianza estratégica con  el ala más conservadora de los movimientos religiosos de evangélicos. En Venezuela, en las  elecciones presidenciales  del mes de mayo, presentaron su candidato y obtuvieron la nada despreciable cifra de un millón de votos. ¿Por qué las personas más pobres votan por aquellos que no son pobres y son grandes defensores de los ricos? ¿Por qué los pobres siguen creyendo que el capitalismo, que ha sido históricamente el gran fabricante de pobres, tienen la esperanza de salir de la pobreza cuando gobierna la derecha?

Estos presidentes de derecha son genuinos representantes de las clases sociales dominantes. Macri, Piñera, Duque y Bolsonaro, son serios obstáculos para cualquier proceso de cambio social. Son protectores y defensores del sistema capitalista.

El neo-fascismo como forma política de exclusión social, discriminación, un racismo bien particular en un subcontinente formado por un altísimo mestizaje; desprecio a las clases sociales más bajas, machismo, misoginia, xenofobia, homofobia y todas las formas de intolerancia social, hace prever que esta ultra-derecha, viene con toda una terrible y peligrosa carga de fractura y separación de los grupos sociales. Ellos tienen otras prioridades políticas: el orden, el control, la dominación, el uso de la fuerza y ser grandes defensores del capital. En sus gestiones el pueblo cada día sufrirá las  ausencias de beneficios sociales, y las desigualdades en todos sus ámbitos, será la marca de distinción de este neo-fascismo. La gran batalla de los pueblos latinoamericanos es lograr la des-neocolonización del pensamiento.

Oscar Bravo

Politólogo

La entrada Neofascismo latinoamericano se publicó primero en Últimas Noticias.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: