Niño con leucemia sueña con conocer a Cristiano Ronaldo y Messi – Gente – Cultura




Jordan Vadhir nació hace 8 años en el estado de Veracruz, más precisamente en la localidad de pacho viejo, México. Lleva 5 años con leucemia y a pesar de que es consciente que su vida depende de un trasplante de médula ósea el joven tiene grandes sueños y metas. 

Desde muy pequeño encontró en el Club América de México su gran amor y la oportunidad de escapar de la realidad que vive a diario. 

Como él lo afirmó en declaraciones dadas al periódico Diario de Xalapa, no se pierde un partido del club de sus amores y a pesar que el pasado fin de semana las águilas perdieron contra Cruz Azul, Jordan no se decepciona y dijo: “bueno, a veces se gana, a veces se pierde”.

Es hincha del Barcelona, Real Madrid, Juventus y América; y espera algún día poder jugar allí para poder conocer a sus máximos ídolos Messi, Cristiano Ronaldo, el mexicano Chicharito Hernández y el portero de las águilas Memo Ochoa.

Su madre, María del Carmen Ronzón asegura que a pesar de su corta edad, él es obediente, juicioso y un guerrero de vida.

Ha sido un guerrero que en los peores momentos se ha levantado, cuando prácticamente lo han desahuciado, él me dice que no llore más… me ha dado la fuerza que necesito” afirmó la madre del pequeño en dicho medio mexicano.

El calvario de la familia Mendoza comenzó hace 5 años cuando el pequeño se encontraba jugando en el patio de su casa.

Jordan estaba jugando futbol fuera de nuestra casa y entró diciendo que le dolía la panza, pensé que era un dolor normal y le di un té, pero no se le quitó, tuve que llevarlo a un centro de salud y allí sólo me dieron antibiótico, un desparasitante y vitaminas, pero no mejoraba” Aseguró su madre.

Días posteriores su madre se dio cuenta que tenía una protuberancia a un lado del estómago, razón por la cual volvieron de urgencia a un hospital.

Lo llevamos a que le realizaran unos estudios y fue allí que le detectaron la enfermedad, fue un duro golpe para nosotros” agregó. 

Desde entonces sus días pasan entre la casa y hospitales. Estilo de vida que Jordan resume así: “hospital, cansancio, más hospital, comida que no me gusta y más hospital”.

Ante la dura situación la familia Mendoza no se queda de brazos cruzados y hace todo lo posible para poder conseguir el dinero para el tratamiento del menor.

“Hacemos rifas, vendemos antojitos, nos involucramos en carreras, vendemos lapiceros, de todo con tal de generar algo para sus tratamientos”, agregó María del Carmen.

Con tan solo 8 años, el menor demuestra día a día que es un guerrero y que no le tiene miedo a la vida. Toma su enfermedad con buena cara y hasta expresa su deseo de que el trasplante de médula provenga de algún ruso, español o francés.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: