Paula, la hermana desconocida de Adolf Hitler




 

En 1930, una mujer llamada Paula Hiedler fue despedida de una compañía de seguros en Viena, Austria. Había trabajado mucho, era un activo valioso. Entonces, ¿por qué la habían despido? Por su apellido.

Por All that’s interesting
Traducción Libre lapatilla.com

Mientras que “Hiedler” era simplemente otro apellido alemán, la ortografía menos tradicional no era la correcta. Mientras su hermano, Adolf, había optado por la versión tradicional: Hitler y se había convertido el apellido más odiados del mundo. Pero, Paula no lo sabía todavía.

Los Hitler, Alois y Klara

 

Paula Hitler, la pequeña hermana de Adolf

En su niñez Paula Hitler fue la hija de una familia alemana de clase media. Nacido el 21 de enero de 1896, convirtiéndose en la hija menor de Alois y Klara Hitler

Cuando Paula tenía seis años, su padre Alois murió por una hemorragia pleural, y su madre Klara se hizo cargo de la familia.

Klara trasladó a sus dos hijos pequeños a un modesto apartamento en Linz, una pequeña ciudad en el norte de Austria. Durante varios años, sobrevivieron gracias a la pensión de Alois. Klara no trabajó, sino que dedicó su vida a sus hijos. Tanto Adolf como Paula la recordarían con cariño.  

Desafortunadamente, solo cinco años después de la muerte de su esposo, Klara también murió. En 1906, notó un bulto en su pecho, pero lo ignoró. El médico de familia finalmente la examinó y determinó que tenía cáncer.

Adolf, siendo el mayor, asumió la responsabilidad. Klara se resignó a su destino, aunque su pequeña hija no comprendía lo que estaba pasando. Con solo 11 años, comenzó se apoyo en su hermano mayor, quien era siete años mayor que ella.

Después de la muerte de Klara, Adolf se mudó a Viena y Paula Hitler permaneció en el pequeño departamento familiar en Linz. Vivían de lo que quedó de la pensión de su padre, así como una pequeña pensión del gobierno. Adolf luego renunció a su pensión y le dio su parte a su hermana menor.

Paula Hitler de joven

 

La hermana del führer

A principios de la década de 1920, Paula Hitler se había mudado a Viena. Aunque su hermano había perseguido sus grandes sueños de ser pintor y líder político, Paula había optado por una vida más tranquila y sencilla.

Trabajó durante un tiempo como ama de llaves para varias familias ricas e irónicamente para un dormitorio judío. Después Paula dejaría atrás la limpieza, Paula se ganaba la vida haciendo trabajo de secretaria hasta que durante la guerra, trabajó en un hospital militar.

Poco se sabe sobre las inclinaciones políticas de Paula Hitler. Aunque durante su trabajo en el dormitorio judío, y nunca mostró desagrado documentado por sus residentes. Tampoco se unió a ningún movimiento en apoyo para su hermano y ni al Partido Nazi.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que durante la Segunda Guerra Mundial se comprometo con el Doctor Erwin Jekelius, un oficial del Tercer Reich y uno de los principales sacrificadores de los nazis, responsable de asesinar al menos 4.000 personas a las cámaras de gas.

Dr. Erwin Jekelius / gravestone.com

 

Pero el matrimonio fue prohibido por Adolf, quien hizo arrestar a Jekelius y lo envió al Frente Oriental, donde murió en un campo de prisioneros.

“Para mí, descubrir que Paula se iba a casar con Jekelius fue una de las revelaciones más sorprendentes de mi carrera”, comentó el historiador Timothy Ryback. “Ella compró todo el asunto: gancho, línea y plomada”.

A pesar de su conocimiento sobre los andares de Hitler, existía una extraña dicotomía en la cabeza de Paula Hitler. Aunque no apoyaba las acciones políticas y sociales de su hermano, adoraba a su hermano mayor. A menudo lamentó haberse mudado y expresó su gran deleite por las reuniones poco frecuentes.

En un interrogatorio del ejército de los Estados Unidos, Paul afirmó que él no había ordenado el exterminio de millones de personas. No lo creía, simplemente no cuadraba con el hermano que conocía.

Más tarde se descubrió Adolf asumió tanto el rol de padre protector que en una oportunidad golpeo a Paula. Paula lo asumió como una corrección en su educación.

De hecho, parecía que Adolf sentía “afecto” por su hermana menor. Después que perdió su trabajo, la apoyó financieramente durante toda la guerra y hasta su suicidio en 1945.  

Paula y Adolf Hitler / mourningtheancient.com

 

Después de Hitler

Después de la guerra, Paula Hitler fue arrestada por oficiales de inteligencia estadounidenses y retenida para ser interrogada. Durante los interrogatorio explicó que amaba a su hermano y recibió su apoyo financiero, pero que solo lo veía una o dos veces al año durante, y tuvo muy poco contacto.

Además, declaró que conoció a Eva Braun, la novia su hermano, en una oportunidad de los últimos 10 años.

Finalmente fue liberada y regresó a Viena, donde vivió por un tiempo de sus ahorros. Cuando se le acabó el dinero de su hermano, tomó un trabajo en una tienda de artesanía local.

En 1952, se mudó a las montañas a las afueras de Salzburgo, y cambió su nombre a Paula Wolff.  

Wolff no tenía una conexión obvia con la familia Hitler. Aunque, luego se descubrió que era el apodo que usaba Paula para referirse a su hermano cuando era niña, y que Adolf también lo usó como nombre clave durante su tiempo como Führer.

Sin su conocimiento, Paula Hitler era supervisada de cerca por los ex miembros de la SS que sobrevivieron.

La mayor parte de su vida, Paula vivió en reclusión, sola y alejada de reuniones sociales, enfrentando el hecho de que su hermano se había convertido en un monstruo.

En cualquier caso, su vida después de la guerra fue tranquila y reservada. En 1959, aceptó la única entrevista que haría.

Peter Morley, un reportero británico se comunico con Paula le demostró su interés en la vida Adolf Hitler. La entrevista original en alemán se perdió, pero la versión en inglés permanece.

Fue su primera y última entrevista televisiva.

Tumba de Paula Hitler cementerio de Schönau en Berchtesgaden / lasegundaguerra.com

En 1960, a la edad de 64 años, Paula Hitler murió, acabandose en los vínculos inmediatos de Hitler. A pesar de sus hijos e hijas de los medios hermanos de Adolf, Paula fue la última. Su muerte marcó el final de una vida tranquila y torturada por la relación con su hermano.

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: