Perú espera que transición en Bolivia se desarrolle en el marco de la ley




Peruvian Presidency/Handout via REUTERS

 

 

Perú señaló este domingo que ante la renuncia del presidente boliviano Evo Morales, así como de su vicepresidente Álvaro García, “hace votos” para que la transición en dicho país se desarrolle en “el marco de la ley”, así como para que se restablezca “la convivencia pacífica”.

“Ante la decisión del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, y del vicepresidente Álvaro García Linera, de presentar sus respectivas renuncias ante la Asamblea Legislativa, el Gobierno del Perú hace votos para que el proceso de transición en ese hermano país se desarrolle en el marco de la Constitución y leyes bolivianas”, expresó la Cancillería peruana en un comunicado.

Asimismo, agregó que formula “sus mejores deseos para el pronto restablecimiento de la convivencia pacífica entre todos los bolivianos, sobre la base del pleno respeto a la institucionalidad democrática y la celebración de elecciones generales con las debidas garantías de transparencia y acompañamiento de la Organización de Estados Americanos y otras instancias internacionales”.

Esta ha sido hasta ahora la única comunicación oficial que ha brindado el Gobierno de Martín Vizcarra sobre la situación política que atraviesa Bolivia.

Morales visitó a Vizcarra en junio pasado como parte del Encuentro Presidencial y V Gabinete Binacional que se llevó a cabo en la ciudad peruana de Ilo.

En dicho encuentro ambos gobiernos acordaron promover el desarrollo de un megapuerto para la carga boliviana, así como el suministro de gas natural para las ciudades del sur peruano.

Morales anunció su renuncia este domingo en una comparecencia televisiva durante la cual lamentó un “golpe cívico” y que la Policía se hubiera replegado a sus cuarteles en los últimos días.

Morales reiteró sus acusaciones contra el expresidente boliviano Carlos Mesa (2003-2005) y el opositor Luis Fernando Camacho de instar un golpe de Estado para obligarlo a abandonar el poder y les pidió que “no maltraten” a los bolivianos y les “dejen de patear”.

“No queremos enfrentamientos”, dijo Morales, a la vez que confirmó su renuncia para propiciar la “pacificación” de Bolivia y que “vuelva la paz social”.

Bolivia ha estado inmersa en una grave crisis desde que el día siguiente de los comicios generales del pasado 20 de octubre.

Al menos tres personas han fallecido y 421 han resultado heridas desde entonces en enfrentamientos ente partidarios y detractores del mandatario Morales, según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

EFE



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: