¿Por qué, con el paso del tiempo, salen manchas en la piel?




Una mujer se mira al espejo.
Max Pixel

Tradicionalmente, a las pequeñas se las llamaba “manchas hepáticas”, “manchas de vejez” e, incluso,”flores de la muerte”, y a las más extensas “paño” o “paño de las embarazadas” porque muchas veces su aparición coincidía con la gestación. En los países orientales una piel manchada está muy mal visto., hasta el punto de que el atractivo de una mujer baja varios puntos por la aparición de estas.

En la estética oriental una piel deseable tiene que lucir blanca, luminosa y perfecta, y el bronceado no aumenta el sex appeal de la mujer. Históricamente, la piel hiperpigmentada era propio solo de gente muy anciana y no constituía un problema extendido. Tampoco durante siglos existió ningún tratamiento que las solucionase, excepto aplicarse un poco de vinagre para atenuarlas.

Este panorama ha cambiado radicalmente desde hace unos años. La disminución de la capa de ozono, la degradación medioambiental, el aumento de las sustancias químicas que consumimos y, por supuesto, el desproporcionado incremento de la exposición al sol, han hecho que veamos pieles manchadas con mucha frecuencia en la consulta, incluso en jóvenes de apenas viente años. Aunque son las personas de más de cincuenta quienes tienen una inquietante predisposición a padecerlas.

Pero, ¿por qué salen las manchas?

Nuestra piel está continuamente sometida, especialmente durante los meses estivales, a la agresión del sol y su radiación ultravioleta. Cuando éramos hombres primitivos, nuestra protección era en gran medida el vello que tapizaba nuestro cuerpo. Con la evolución de la especie y la desaparición del vello, la piel ha estado cada vez más defendida por un único mecanismo de protección: la fabricación de melanina.

Esta sustancia está presente en todas la razas humanas en distinta proporción, las razas oscuras tienen más, como medida de adaptación al sol tropical, las amarillas tiene distinta proporción de melanina, y la raza blanca, acostumbrada a vivir en latitudes más septentrionales, es la que la tiene en menos proporción. Un albino, sea de la raza que sea, carece prácticamente de melanina y por tanto de seguridad frente al sol.

Cuando nos exponemos al sol, la piel pone automáticamente en marcha un mecanismo en el que los melanocitos empiezan a fabricar melanina, la piel comienza a oscurecerse y a adquirir un tono bronceado, pero también a tener protección frente al sol y disminuir la capacidad de quemarse. Si la epidermis está muy castigada por años de exposición al sol sin la protección adecuada, o sufre algún proceso que la mantiene inflamada durante largo tiempo como puede ser un acné, la aparición de manchas es muy habitual. También procesos tan frecuentes como el estreñimiento crónico, los embarazos, el uso de muchos medicamentos entre ellos los anticonceptivos, son origen de la aparición de manchas.

La enorme ventaja que tenemos actualmente es que la mayor y mejor compresión del mecanismo de la piel hace que, además de una protección eficaz con filtros cada vez más seguros y potentes, seamos capaces de eliminar las manchas. En primer lugar, tenemos que analizar la piel porque siempre es en las pieles deshidratadas, castigadas o alteradas donde aparecen, y por eso, lo más importante es conseguir que la piel funcione para hacer que las manchas desaparezcan pronto y de forma definitiva.

Como enamorado de la botánica y firme convencido de la enorme eficacia de las plantas, procuro tratar la piel siempre con extractos vegetales y para este tratamiento contamos con una extraordinaria cantidad de activos. Su mecanismo de acción se basa en impedir que los melanocitos fabriquen demasiada melanina.

En concreto estas células fabrican una sustancia que se llama tiroxina, que por una reacción química pasa a ser melanina. Extractos como el Soha kuji, el Arctostaphylos uva-ursi o el Ácido Kojico bloquean de forma natural esta reacción, produciendo un progresivo aclaramiento de la piel y eliminado las manchas.

Este comienzo del otoño es la época perfecta para eliminarlas. El punto más importante es ser constante y aplicar el producto todos los días. Por supuesto, un complemento indispensable es la aplicación de crema de protección siempre que estemos al aire libre.

Jerónimo Ors, Farmacéutico y Director de Cosméticos Paquita Ors



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: