San Valentín: origen, historia y costumbres de la fiesta del 14 de febrero – Entretenimiento – Cultura




El primer día ‘oficial’ de San Valentín se remonta a 498, año en que el papa Gelasio I incluyó la festividad en el calendario litúrgico católico. Pero, el verdadero origen de esta fiesta se remonta a la Antigua Roma y al desafortunado final de un sacerdote que creía y defendía, a capa y espada, el amor entre los jóvenes. 

Expertos relacionan el día de San Valentín con una antigua festividad de tres días del Imperio Romano: las Fiestas Lupercales. Estas hacían homenaje a Lupercus, protector de pastores, y a la loba que alimentó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma según la leyenda. 

Este festejo se adelantaba en primavera, durante días de febrero, y celebraba la fertilidad. En resumidas cuentas, era una fiesta pagana. 

Este detalle no fue agradable para la Iglesia Católica que, en el siglo V, optó por darle un nuevo significado a la fecha. En el 198, el papa Gelasio I decidió que el 14 de febrero sería la fiesta de San Valentín, un popular mártir de la Iglesia. 

¿Quién era San Valentín?

Según la Enciclopea Católica, Valentín de Roma fue un médico romano que se hizo sacerdote para casar a soldados. Esto, lo hacía contra los deseos del emperador Claudio, quien consideraba que el compromiso y el amor eran un distractor para los que se formaban en el arte de la guerra. 

Por este acto de rebeldía, el sacerdote fue ejecutado junto a otros dos mártires a mediados del siglo III. 

Aunque la fiesta en honor al fallecido sacerdote comenzó en el siglo V, no fue sino hasta más avanzada la edad media que la fecha comenzó a ser relacionada con el amor. 

En 1416 se escribió la primera carta de San Valentín. El emisor fue el Duque Carlos de Orleans quien, desde su encierro tras la Batalla de Agincourt, le escribió a su amada. 

Entre los siglos XIX y XX, San Valentín comenzó a ser un negocio en varios países. En 1868, por ejemplo, se creó la primer caja de chocolate en forma de corazón y se vendió como regalo para los enamorados. 

Según la Federación Nacional de Comercio de Estados Unidos, se calcula que los estadounidenses gastan unos 18.900 millones de dólares en regalos en esta fecha. 

Y la fiesta ha sobrevivido a pesar de que algunos han tratado de acabarla. En 1969, Pablo VI eliminó la celebración del calendario litúrgico. 

Desde entonces, San Valentín para los católicos dejó de ser una festividad religiosa. Pero se conservó el santo, la creencia en el amor y el millonario negocio de flores, bocadillos y regalos para alimentar las creencias de los enamorados. 

ELTIEMPO.COM



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: