Suicidio: cómo ayudar a alguien que piensa suicidarse – Salud




Si usted sospecha o tiene indicios de que un amigo o un ser querido contemplan ideas suicidas, no se quede quieto. Actúe así este desenlace no constituya un peligro inmediato.

Todos pueden brindar apoyo de alguna manera y usted no es la excepción. Así que este 10 de septiembre, día mundial para la prevención del suicidio, tenga a la mano estas recomendaciones ya que las puede llegar a necesitar.

Aliente a la persona a buscar ayuda

Es posible que el afectado padezca una depresión grave que le reste energía, intención y motivación para dar a conocer su problema y buscar apoyo.

En caso de renuencia a consultar con un médico o de acudir a un hospital, no desfallezca, sugiérale que hable con una persona de confianza, con un grupo de orientación, un profesor, si profesa alguna religión acompáñelo a que se acerque a algún centro de culto, iglesia -o lo que haga sus veces- para que alguien lo escuche. Insista, la idea es encontrar un camino inicial que luego desemboque en la atención especializada que debe recibir.

Acompáñela a buscar asistencia

Si la persona da muestra de querer algún tipo de atención, no la deje a su suerte. Ayúdele a encontrar la mejor opción, muéstrele alternativas, colabórele con las llamadas, no la abandone a la hora de concretar las citas y de ser posible acompáñelo a la consulta. Muestre interés en esas cosas sin acosar demasiado.

Sea un canal de comunicación

Entienda que estas personas transitan por caminos emocionalmente difíciles y confusos, por lo que pueden sentirse apenadas, culpables o avergonzadas; de ahí que proporcionarles un canal de confianza es un buen soporte.

Escuche sin interrumpir, no cuestione, no juzgue y evite definir culpas, hable con franqueza, sin mostrar compasión exagerada y menos la de considerar al otro una víctima. Establezca una conversación sincera y continua en la que se puedan expresar sentimientos y proyectar comprensión. El objetivo es que a través de la charla él mismo se escuche.

Respete sus sentimientos

No intente convencer a la persona para que modifique su sentir y menos darle a entender que está equivocado, que usted tiene la razón y que él no va por el camino correcto. Eso es un error mayúsculo porque los sentimientos de estas personas son reales, así su lógica se aparte de lo normal. No respetar los sentimientos del otro puede terminar la comunicación.

Evite juicios y comparaciones

Nunca le diga, entre otras cosas, que hay cosas peores, que hay mil razones para seguir viviendo, que de esta sale, que esto es un bache en la vida, porque se ha demostrado que eso condiciona el pensamiento de estas personas y las confunde más.

¿Cómo estás?, ¿qué te hace sentir bien? o ¿cómo puedo ayudarte? son preguntas que pueden ser la base para una comunicación efectiva en la que el protagonista es el afectado y no usted. Hay que dejarlo hablar.

Déjele ver que la situación puede mejorar

Tenga presente que una persona que tiene la idea de acabar con sus vida tiene arraigado el pensamiento de que ninguna condición mejorará su situación.

Así que insístale que con los tratamientos adecuados, con la asistencia debida y con la decisión de aceptarlos tendrá herramientas para afrontar su situación, remontar las dificultades y tener una mejor perspectiva de la vida. No desfallezca con esto.

Persista en que se aleje del alcohol y las drogas

Hay personas con ideaciones suicidas que encuentran en el licor y las drogas un alivio a sus sentimientos dolorosos, por lo que pueden consumirlos con frecuencia. Sin embargo, esto empeora la situación, aumenta la depresión y promueve conductas inciertas. Si la persona no puede hacerlo por sus propios medios, ofrézcase a ayudarla a buscar tratamiento.

Aléjelo de elementos que le fortalezcan sus ideas

Póngase como tarea permanente apartar a la persona de elementos que pueda utilizar para quitarse la vida. Retire de su entorno cuchillos, armas, sogas o medicamentos y procure que no esté solo cerca de ventanas o en sitios elevados. Revise siempre su hábitat para que esté libre de estos elementos.

No prometa guardar ningún secreto sobre su situación

Muéstrese comprensivo, pero jamás prometa que no comentará su situación con otras personas. Si el afectado insiste en esta situación, es hora de que usted busque ayuda urgente.

Proponga una llamada

A nivel nacional existen varias líneas telefónicas que ofrecen ayuda a los potenciales suicidas. Insístale y acompáñelo a que haga una llamada, al menos a una de ellas. Estos son algunos ejemplos: Bogotá 106, Cali 106, Medellín 125, Cundinamarca 123, Cartagena 125, Boyacá 106. En casi todo el país hay una línea de estas. Busque la de su ciudad o su región.

Fuentes: Asociación Colombiana de Psiquiatría, Ministerio de Salud y Clínica Mayo.

Consulte aquí todas las noticias de la Unidad de Salud de EL TIEMPO.

Contáctenos a través de @SaludET, en Twitter, o en el correo salud@eltiempo.com.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: