Verde bienestar | Últimas Noticias




Nuestra salud está estrechamente relacionada con el medio ambiente y al adoptar unos sencillos gestos cotidianos podemos ingresar en “un círculo virtuoso” en el que la salud humana y la del planeta se realimentan mutuamente. Comer más vegetales o compartir bienes en vez de poseerlos, son algunas de las medidas cotidianas que pueden mejorar nuestra calidad de vida y bienestar y, al mismo tiempo, cuidar el medioambiente.

Por ejemplo, al caminar 30 minutos al día para ir a trabajar obtenemos una mejora cardiovascular, quemamos calorías y contaminamos menos la atmósfera al no utilizar el auto. “Como el medio ambiente es uno de los determinantes de salud más importantes, esa reducción en la contaminación mejora nuestra salud y la de quienes respiran un aire de mejor calidad”, exp0ne el médico neumonólogo José Jacinto Suárez, quien también recomienda hacer un uso razonado y delimitado en el hogar de los productos de limpieza, jabones, desinfectantes químicos, insecticidas o plaguicidas domésticos, para evitar su contacto inhalado o por la piel, sobre todo si conviven personas alérgicas, embarazadas o niños, ya que la tendencia a “esterilizarlo todo” para mantener la salud está haciendo que se ensucien los hogares y el planeta de sustancias agresivas para la vida.

Ir en bicicleta de forma habitual, tiene beneficios para la salud y el medio ambiente parejos a los de caminar. Al utilizar esta forma de transporte se reducen las emisiones de contaminantes del tráfico, responsables de producir o agravar las enfermedades respiratorias y cardiocirculatorias, y de favorecer la diabetes, las alteraciones cognitivas, y distintos cánceres.

El especialista consultado también recomienda evitar la automedicación y el uso inadecuado de los antibióticos en patologías que no lo requieren (gripe, catarros y faringitis víricas) para no perjudicarnos con los efectos secundarios del fármaco y evitar la actual promoción en la naturaleza de bacterias y gérmenes, cada vez más agresivos y resistentes al sistema inmunitario y a los tratamientos farmacológicos.

EN LA MESA

Los fenómenos meteorológicos y el aumento de temperaturas y precipitaciones, atribuidos al cambio climático, propician la aparición de enfermedades cardiovasculares, el paludismo o la malnutrición. Una dieta con menos carne y más productos vegetales es una buena receta para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y seguir una alimentación más saludable.

NOTA: caminar es la manera más natural de conseguir beneficios ambientales y para la salud.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook
%d bloggers like this: